Verano de arte en Madrid

El verano es una mala época para pasear al calor de Madrid, pero las grandes galerías de la ciudad cuentan con una gran oferta para disfrutar de unas horas de contemplación de grandes obras de arte rodeadas de aire acondicionado.

Museo del Prado (Madrid)//Foto: visitamuseosdemadrid.com

Por: María Matos Elices

La gran ventaja de las grandes ciudades es la multitud de planes de ocio que ofrecen. Sea el mes que sea, capitales como Madrid permiten a los turistas o habitantes de la región disfrutar de todo tipo de actividades. El calor de agosto es uno de los inconvenientes de esta gran metropoli, pero las salas de exposiciones permiten combatirlo, mientras se disfruta de grandes creaciones y obras maestras y aumenta nuestra cultura visual.

Las tres grandes galerías de la ciudad, Museo del Prado, Museo Reina Sofia y Museo Thyssen-Bornemisza, no interrumpen su programación en la época estival, es más, ofrecen  exposiciones de gran interés para los amantes del arte.


La belleza de lo clásico


Dos jóvenes mujeres con abanico Kitagawa Utamaro
La pinacoteca por excelencia de la ciudad, el Museo del Prado, cuenta con tres muestras temporales que se suman a su gran colección permanente: Estampas japonesas, abierta al público hasta el 6 de octubre, y La belleza encerrada. De Fra Angelico a Fortuny, hasta el 10 de noviembre.
Estampas japonesas recoge una colección de 50 grabados realizados entre finales del siglo XVII hasta el siglo XIX, con técnicas que van desde la tinta negra estampada con un taco de madera hasta la técnica de múltiple impresión de tacos de madera a color (nishiki-e), propiedad del museo desde la unión de la pinacoteca con el Museo Nacional de Arte Moderno en 1971 y gracias a posteriores adquisiciones a colecciones o coleccionistas particulares.

La belleza encerrada. De Fra Angelico a Fortuny expone 281 obras de las colecciones del museo, muchas de ellas almacenadas o prestadas a otras instituciones durante diversos periodos de tiempo, distribuidas en 17 salas con un denominador común: su pequeña dimensión, “riqueza técnica, preciosismo, refinamiento del color y detalles escondidos”. Las pinturas proceden de Italia, Francia, los Países Bajos y España y comienzan a finales del siglo XIV, para extenderse hasta el fin del XIX. 

Arte contemporáneo


El Museo Reina Sofia ofrece hasta seis propuestas diferentes, todas ellas con un aspecto más moderno y contemporáneo, como caracteriza a este edificio vanguardista situado en la calle Atocha.

Visage du Gran Masturbateur Salvador Dalí, 1929
La muestra estrella es Dalí. Todas las sugestiones poéticasy todas las posibilidades plásticas. Aunque lleva abierta desde el 27 de abril, hasta que se clausure el próximo 2 de septiembre, serán muchos los que se acerquen a contemplar el surrelismo del francés a través de las 200 obras, dibujos, pinturas o esculturas, desde las realizadas en los inicios de su carrera, durante su estancia en la Residencia de Estudiantes de Madrid, hasta sus últimos años, en los que exploró nuevos lenguajes, como la estereoscopia o la holografía debido a su fascinación por la ciencia y la tecnología.

La última muestra inaugurada por la pinacoteca ha sido +/-1961, una colección que pretende hacer un recorrido por el año determinante de la década en que tuvo lugar la expansión del concepto composición.

Junto a éstas dos exposiciones, el museo alberga Cildo Mereiles, inaugurada en mayo, recoge el arte conceptual de este brasileño; Mitsuo Miura. Memorias imaginadas, desde marzo, expuesta en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro, donde ha intervenido en el espacio con formas geométricas y colores puros; La invención concreta. Colección Patricia Phelps de Cisneros, desde enero, recoge la evolución de la abstracción geométrica en Latinoamérica desde los años 30 hasta su conclusión en los 70; por último, y tan solo hasta el 15 de julio, Azucena Vieites. Tableau vivant expone las obras realizadas por esta artista guipuzcoana empleando el dibujo y el collage para dotar a los materiales de un nuevo significado.

Paisajes y espejos


La tercera gran galería de la ciudad, el Museo Thyssen Bornemisza, propone dos muestras que siguen la tendencia impresionista de las exposiciones de este año.

El bosque de Marly Camille Pissarro, 1871
En primer lugar, Pissarro, un recorrido por la obra de este pintor del siglo XIX, clave en el movimiento, al ser redactor de su carta fundacional y el único que participó en las ocho exposiciones impresionistas, de 1874 a 1886. En segundo lugar, Miradas cruzadas. Reflejos de Van Eyck a Magritte recoge "la recreación de superficies reflectantes entre los objetos de un cuadro", una tendencia recurrente desde el siglo XV. Ambas muestras estarán abiertas hasta el 15 de septiembre.




Fotografía y escultura


Junto a las grandes galerías, y cercanas a ellas en la ciudad, se encuentran la Fundación Mapfre y el CaixaForum. La primera de ellas ofrece durante el periodo estival esculturas en Giacometti. Terrenos de juego, en su sede del Paseo de Recoletos, y fotografías en Emmet Gowin, en la Sala Azca. Por su parte, la segunda, ubicada en el Paseo del Prado, presenta Seducidos por el Arte. Pasado y presente de la fotografía, una exposición realizada en colaboración con la National Gallery de Londres acerca de la "relación entre los grandes maestros de la historia del arte, la fotografía de mediados del siglo XIX y el fascinante trabajo de fotógrafos contemporáneos desarrollados en relación con sus antecesores".

No hay comentarios:

Publicar un comentario