El rock anárquico de Mirémonos

La pasada noche del viernes el grupo Mirémonos desató su particular rock alternativo en la sala La Boite de Madrid, enfrente a casi dos centenares de congregados que disfrutaron con la amalgama de géneros que defienden los de Malasaña, a pesar de la poca destreza que demostró el técnico de sonido del lugar.

Por: Sheyla Olivos

La noche del viernes madrileña preveía -como es habitual- una abarrotada puerta del Sol, de la que saldrían una infinidad de jóvenes (y no tan jóvenes) que se dispondrían a saborear las delicias que sólo puede ofrecerles la capital. A unos pocos kilómetros de ahí, en la sala La Boite, estaba punto de comezar el espectáculo estrambótico de Mirémonos, una banda de cinco jóvenes formada en 2010 que no ha hecho más que acrecentar la calidad de sus trabajos a cada pequeño paso que da.

Foto: Élide Montero (https://www.facebook.com/miremonos.music?fref=ts)
 A las 22:15, Of my Imagination e IgnorArte abren el repertorio de la velada dejando claro dos de los puntos fuertes de la agrupación: una instrumentación apresurada con influencias del electropop -que  despertaría al más aletargado-, y la voz enérgica del cantante (Bosch), cuya potencia logra inundar la sala -aunque no todo el tiempo, ya que  en esta ocasión, la habilidad del técnico de sonido no brilla especialmente y hay momentos en los que no se le oye-. 

El cambio de rumbo viene con Horror Vacui, de su tercer EP "PORNO", cuya introducción mantiene la cercanía al rock alternativo de sus comienzos, pero cuyo cuerpo resalta el arriesgado gusto de la banda por incluir otro tipo de géneros, y en el caso de este tema, la bossa nova. Sin embargo, es en Salsa inmoral -canción que se incluirá en su primer LP y cuya letra retrata algo "muy común en las relaciones" como es la infidelidad- donde el giro instrumental es más evidente al encajar los sonidos de un par de palos de lluvia, que consiguen aproximarse aún más al jazz tropical.

A continuación, volvemos a los ritmos acelerados con Jägermeister -con la que entendemos el porqué se compara a Mirémonos con grupos británicos de la talla de Two Door Cinema Club- y con PORNO, donde continuamos percibiendo la tendencia del grupo por la composición de melodías que enfrentan el rock alternativo con géneros provenientes de  lugares más cálidos, en el que el resultado es una adictiva combinación de sonoridades que deja algo más que sorprendido al público madrileño.

El sabor de la muerte y Hemingway- en las que su frenética percusión destaca por su aire de batucada- son las encargadas de cerrar una noche en la que seguramente Mirémonos se lleve a casa a algún que otro adepto más que sumar a la lista, quienes esperan con ansias su primer LP, cuyo título, nos confesaron, tendrá mucho que ver con su constante búsqueda de territorios misteriosos y tropicales, y que no tardará en empezarse a grabar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario