Conversaciones con Willy Naves

Hace apenas un año, el nuevo proyecto de Willy Naves comenzó a cobrar forma. El señalado 25 de diciembre fue el día en que su campaña de crowdfunding salió a la luz en la página web de Lánzanos y mejor regalo no pudo obtener. "Conversaciones con Demian", producido por Xel Pereda, es el resultado de todo esto. Tras dos Eps, "La casa de la playa” (2009) y “Pirotecnias Animadas” (2011), nos presenta un disco cargado de sentimientos y vivencias que te llegan desde la primera escucha. El músico asturiano ha sido una de las revelaciones de este año 2012 que finaliza, pero esto es sólo el principio.

Willy Naves después de la entrevista // Foto: Natalia Márquez
Por: Natalia Márquez y María Matos Elices

En sólo cuatro días conseguiste el 100% de la cantidad que pusiste para financiar tu disco y al final del proceso la habías duplicado. ¿Te esperabas que el crowdfunding tuviera una acogida tan buena?

No, no, no. Es más, iba a pedir 2000 euros y la noche anterior por la tontería puse 2222, para que fuese como una cifra redonda. Y dormí hasta mal. Pero luego fue sorprendente, porque además fue el día de Navidad cuando empezó todo y pensamos que por navidades no iba a haber gente. Y la verdad que fue una pasada, no lo esperaba para nada.

Además, pusiste la cuarta parte de la cantidad que en realidad necesitabas.

Sí, porque quería que fuese una ayuda, para que hubiese más medios a la hora de hacer el disco.

El disco se llama “Conversaciones con Demian” debido al libro de Herman Hesse. ¿Por qué escoger ese nombre?

Es un libro que me marcó. Me lo regaló un antiguo batería de una banda que yo tenía, en una época en que yo estaba un poco puteao, porque teníamos un grupo, ya teníamos discográfica, íbamos a entrar a grabar a las dos semanas y la banda se disolvió, unos por la novia, otros por el trabajo... Entonces, el batería, que era uno de los que lo había disuelto, me regaló el libro de Demian. Yo lo leía en aquel entonces y ya significó algo para mi, le di muchas vueltas. Con el paso de los años es un libro que he ido releyendo varias veces y siempre le encuentro un significado diferente. Siempre quise hacer algo con el nombre de Demian y cuando tenía todas las canciones del disco me di cuenta de que la temática era un poco similar a la del libro, entonces decidí ponerle ese título.

"Estaba enfadado con el mundo, incluso estuve dos o tres meses que dije: no vuelvo a tener una banda, no vuelvo a tocar"

Incluso hay una canción en el disco que se llama Emil Sinclair, como el protagonista del libro, y has dicho que con ella intentas transmitir la decepción que produce hacerse adulto, ¿era una forma de remarcar la temática que le querías aportar al LP? ¿O lo considerabas un homenaje que merecía el personaje?

Realmente le puse el título después de hacer la canción, cuando vi de que hablaba dije: "Joder, es completamente Emil Sinclair". El desencanto... O no desencanto, el descubrir cosas nuevas. Pero no compuse expresamente la canción. En realidad lo último que hago es poner los títulos. Y en este caso lo vi adecuado, se podía haber llamado de cualquier otra forma, pero sí que vi ahí un poco del síndrome de Emil Sinclair.

El libro habla del paso de la infancia a la madurez. ¿Qué es lo que más echas de menos de la infancia?

La inocencia quizás. O el no tener que estar siempre pendiente de la bondad o la maldad de las personas. Vives de otra manera. Y cuando te haces adulto tienes que afrontar cosas que no son agradables. Un poco todos queremos tener ese síndrome de Peter Pan, afrontar las cosas adultas, pero manteniendo eso. Pero sobre todo la inocencia y la falta de desencanto, de pequeño no tienes desencanto por nada, una vez que te vas enfrentando a cosas va apareciendo.

Además de músico eres técnico de sonido, debido a eso ¿viviste de forma diferente el proceso en el estudio de grabación?

Sí, lo viví quizás de una forma demasiado friki. Disfruté mucho del proceso de grabación. Yo he estado trabajando también en estudios, pero no es lo mismo cuando es tu hijo lo que estás haciendo y cuando estás currando con alguien como Xel Pereda, que aprendes mucho todos los días. Lo viví de una forma muy especial. Quizás no es sano. Me hubiese gustado también cambiar el chip y sólo ser músico, quizás es mejor para el proceso final hacer eso. Pero bueno, inevitablemente disfruté como un enano.

Empezaste en el conservatorio con ocho años, ¿sabéis entonces que querías dedicarte al mundo de la música?

No. En mi familia mi hermano ya tocaba el piano y en casa siempre ha habido mucho rollo de música. Yo lo que tenía claro es que me gustaba la guitarra. Pero realmente no, fue después, una vez ya acabé el instituto. Supuestamente debería haber estudiado una carrera técnica, en casa mi padre es Ingeniero Industrial, mi hermano Físico y yo no me veía. Ya llevaba diez años en el conservatorio, entonces hice la prueba de acceso al grado superior. Pero fue ahí, con 18 o 19 años cuando quise empezar a vivir de esto.

"Yo siempre había sido anti-nombres personales, lo relacionaba mucho al rollo cansautor"

Como has dicho, al principio tuviste una banda que se llamaba Entropía, ya nos has contado por qué se disolvió, pero ¿por qué decidiste continuar en solitario y no buscarte otro grupo?

A decir verdad, yo siempre había sido anti-nombres personales, lo relacionaba mucho al rollo cansautor. Pero estaba enfadado con el mundo, incluso estuve dos o tres meses que dije "no vuelvo a tener una banda, no vuelvo a tocar". Estaba muy desencantado. Esto fue hace cinco años, claro, tenía 22 años y era mi primer contacto como profesional con la música y estaba muy ilusionado por grabar ese disco. Yo creo que hubiese sido una mierda de disco porque no estábamos preparados ninguno de los que lo íbamos a hacer. Entonces dije "no quiero volver a tener un grupo, no quiero depender de nadie". He tocado en muchas bandas y siempre pasa lo mismo, hay uno o dos que tiran del carro y el resto se deja llevar y al final pesan otras cosas.

Entonces pensé como me iba a llamar. Todo el mundo me llama Willy y Naves es mi apellido, pues para adelante. A día de hoy me hubiese puesto un nombre más etéreo, que no sea personal, pero bueno, no me arrepiento.

Willy Naves después de la entrevista // Foto: Natalia Márquez
¿Cuáles son las diferencias que podemos encontrar en “Conversaciones con Demian” comparándolo con tus dos anteriores Eps, “La casa de la playa” (2009) y “Pirotecnias Animadas” (2011)?

A parte de que en el disco he contado con muchos más medios, que eso se nota también. Se han grabado todos de manera muy diferente. En el primer EP yo no tenía ni banda para directo. Lo grabé con un amigo, Sergio de Miss Caffeina, y él me propuso producir las canciones, se vinieron también Toni y Román de Miss Caffeina e hicieran de banda en el estudio. El trabajo de preproducción fue con Sergio desde Barcelona, yo en Asturias, mandándonos emails, luego se vinieron a Asturias a grabar, y fue bonito, pero un poco raro.  El siguiente ya tenía una banda en directo, entonces vine a Madrid a grabar con Brian Hunt y fue muy diferente todo. Ya llevábamos más mascadas las canciones. Este también ha sido distinto. Yo tenía los temas en acústico, salvo dos o tres que tenía producidos, y los trabajamos con la banda y con Xel en el estudio. Fue como más fresco. Teníamos una idea de por donde queríamos que fueran las canciones, pero realmente donde se hizo la canción final del disco fue en el estudio.

¿Cómo está reaccionando la gente a este disco?

Yo creo que bien. Lo que pasa es que siempre ves los comentarios buenos, los malos la gente normalmente se los calla o de momento no ha habido críticas malas. Incluso yo prefiero que me den un poco de caña porque no siempre todo es bueno. Pero de momento están siendo muy buenas, las escuchas en Spotify están yendo muy bien, la venta también. Yo estoy contento.

¿Hay alguna canción que creas que le está llegando más al público?

Sí, hay como dos o tres temas que todo el mundo dice. Primero de MayoCarta a las Especias Placebo son como las preferidas. Y luego también hay un reducto que es muy fan de Canción Feliz para Chicos Tristes. Pero sí que se notan las canciones que gustan de primero más, aunque luego en el directo es diferente, funcionan otras mejor, quizás.

"Yo creo que nunca voy a hacer un disco happy flower, no me veo"

Y de todas las canciones, ¿tú con cuál te quedarías?

Me quedo con Carta a las Especias porque fue el inicio del disco. Cuando acabé de producir esa canción, dije "todo el curro que tengo anterior creo que no merece la pena y voy a empezar el disco desde esta canción". Creo que tiene un poco de todo lo que tiene el LP, desde una parte más cañera, otra más acústica y el rollo es oscuro. Entonces me quedaría con esa. Aunque después de grabar el disco, me he quedado muy contento con canciones como El Circo, que con la producción ganaron muchísimo.

Se podría decir que todas tus letras son tristes y atormentadas, ¿lo hiciste a propósito o simplemente salieron así?

Me sale así. Me encantaría hacer canciones rollo bandas que te hacen mover el culo, festivaleras. Pero luego siempre caigo en lo mismo. No tengo remedio.

¿Quizás en el futuro es posible un disco más optimista?

Es optimista el disco. Yo no creo que esté reñida la melancolía con el optimismo. Yo me considero muy feliz y las bandas que me llaman la atención también son grupos que me emocionan. Yo creo que nunca voy a hacer un disco happy flower, no me veo. Con los años quizás, pero no me sale hacerlo. Es mi manera de ver las cosas. De otra forma, sería forzado y creo que sería incapaz de vender un disco mega happy.

Este verano estuviste tocando en el Sonorama, ¿piensas que un disco como el tuyo se puede adaptar a grandes festivales o va mejor en conciertos más íntimos?

Es válido para los dos formatos. En los festivales en los que hemos estado, en el Sonorama y en el Monkey Week, como los sets son más reducidos, tiramos de las canciones más cañeras. Ahora que estamos con la gira de salas, estamos tocando 15 temas en total y yo creo que el disco es adaptable a cualquier escenario. Está claro que no me van a poner en ningún festival a las 12 de la noche, como ponen a otras bandas que son más de mover el culete. Pero funcionó muy bien en los dos festivales en que estuvimos. Es cuestión de seleccionar y de hacer un setlist coherente y ver cómo funciona con la gente.

¿Piensas que se puede salir adelante en el mundo de la música sin el apoyo de una discográfica?

Ahora mismo, sí. Pero con una discográfica tienes más medios, aunque también tienes que firmar a veces contratos un poco abusivos. Tardas más sin ella.

"Se ha montado un bacalao donde todo el mundo come un poco de aquí y de allá, pero todos están a gusto con eso"

¿Aceptarías firmar con una discográfica grande el día de mañana?

Si el trato lo consideramos justo, sí. Creo en las cosas justas. Firmaría algo que no me hipotecase de por vida y algo donde viese que iba a ganar. Estar en una multi es muy bueno a la hora de repercusión. Al final se escuchan a 10 o 20 bandas cuando hay cientos. Hay gente haciendo cosas increíbles a los que no se va a escuchar. Yo no estoy en contra de las discográficas, creo que si es un trato justo, vienen muy bien. Hay que cambiar el modelo de negocio actual que está obsoleto, pero firmaría encantado.

Willy Naves después de la entrevista // Foto: Natalia Márquez
Santiago Alcanda de Radio 3 nos dijo que en España existía una “sordera musical”, ¿qué piensas tú de la situación de la música en este país?

Si lo dice Santi, que es tan sabio... Yo pienso que hay demasiadas propuestas y pocos medios para llegar. Por mucho que se diga de Internet, está claro que facilita las cosas, yo no he tenido que mandar una maqueta mía en casette y he tenido la suerte de pillar la ola de myspace, facebook, twitter, pero estamos en lo mismo. Puedes tener un disco precioso, que si no te lo mueven, no te va a funcionar. En España como en cualquier parte se mueven los equis productos que tienen la capacidad de pagar para que estén en todas partes. Las cadenas, en cierto modo, entran en ese juego de la sordera musical. Tú no vas a los Conciertos de Radio 3 si no estás en una agencia de comunicación.

Se ha montado un bacalao donde todo el mundo come un poco de aquí y de allá, pero todos están a gusto con eso. Yo ahí echo un poco de menos el rollo británico, donde la gente sigue yendo a los pubs a escuchar a otros a modo de cazatalentos. Eso en España ya no existe. Aquí hay equis productos al año que apuestan con su dinero o con dinero externo y luego ya seguirán, si funcionan mejor o peor. Pero tienes que meterte quieras o no en ese juego, si no, no existes. Quien diga lo contrario es mentira. La gente dice “Vetusta Morla lo hizo”. Vetusta Morla hizo su apuesta personal y puso la pasta para eso, pero tiene la mejor agencia de promo que hay ahora mismo en nuestro país. Y porque son cojonudos, pero otra banda igual pone la misma pasta y no funciona. Pero sin meter ese dinero en promo, no va a salir nadie. Igual hay un caso cada 10 años.

Yo creo que Santiago Alcanda tiene razón, pero tampoco se hace nada por evitarlo y las cadenas son las primeras, incluida Radio 3. Yo cuando me fui enterando de la historia me decepcioné porque piensas que quien suena en la radio es quien realmente es bueno. Pero hay casos que sí y otros que no.

¿Vives de la música?

No vivo de tocar ahora mismo, pero sí de cosas relacionadas con la música. Lo de técnico de sonido lo tengo un poco más abandonado, pero al tener el conservatorio soy maestro. Llevo desde los 17 años dando clases de guitarra, de solfeo y demás, y los fines de semana pongo música en un bar. Ahora mismo entre eso y tocar es de lo que subsisto, malamente. Pero tengo la suerte de que es todo relacionado con la música porque es de lo que me he formado siempre. Pero de tocar, ahora no podría.

¿No está mal visto en el mundo de la música ir tocando todos los palos para vivir de ello?

No. Yo creo que prácticamente ahora todos los músicos estamos parecidos. Casi todos los instrumentistas que conozco dan clases particulares. Hay muy poca gente que pueda vivir de ello. Sobre todo músicos, lo tienen muy complicado. Igual autores es un poco más fácil si te llega dinero de SGAE.

Para finalizar, cuéntanos un sueño de futuro.

Me encantaría estar en todos los festivales que pueda. Hacer muchos discos y que la progresión sea normal. No me interesaría ser un pelotazo. Me gustaría que fuese todo en una carrera de fondo, que dentro de 10 años siguiese tocando y viviendo de ello. A día de hoy, mi sueño es que la gente vaya a los conciertos y estar este verano en todos los festivales que pueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario