El ‘Anticiclón’ de Leiva y Ferreiro llega a Madrid

Con motivo de la presentación de Windows 8, dos grandes de la música española, Leiva e Iván Ferreiro, se reunieron en la Joy Eslava de Madrid para ofrecer durante 1 hora –media cada uno- los temas más exitosos de su discografía, así como la recién estrenada Anticiclón.

Por: Sheyla Olivos


Leiva e Iván Ferreiro interpretando "Anticiclón" // Foto: Natalia Márquez
Día 8 de noviembre. 8 de la tarde. Una pequeña sala en el centro de la capital se llena de jóvenes que comparten como único objetivo, pasarlo bien. Aparece Toni Garrido –con esa voz penetrante que tanto le caracteriza– y nos introduce en el evento promocional que ha conseguido reunir a dos amigos que, a pesar de contar con estilos de música diferentes, tienen mucho en común. 

Iván Ferreiro es el encargado de inaugurar la noche. El equilibro es imposible se filtra con éxito entre la amontonada multitud. A continuación, la inusual El viaje de Chihiro e, inmediatamente,  Años 80. El público se emociona y corea las estrofas de aquel mítico tema que consagró a la antigua agrupación del gallego. Volvemos a su discografía en solitario con Días azules y, como no, con la esperadísima Turnedo, que es la elegida para finalizar su breve actuación.

Es el turno del ex Pereza.  El público – sobre todo el femenino- se impacienta y, tras unos minutos de espera, aparece Leiva. Nunca nadie rompe con el silencio del escenario y con la timidez de una muchedumbre que empieza a canturrear la canción. Enseguida, oímos a la salvaje y desvergonzada Animales, uno de los hits más conocidos de su anterior grupo, la melancólica Eme y Cómo lo tienes tú. Por último, volvemos a la calma con Vis  a Vis, en el que un acordeón toma acto de presencia.

Leiva, Iván Ferreiro y Toni Garrido // Foto: Laura Moreno Iraola
Es hora de escuchar el tema principal de la noche. Una canción compuesta por ambos –supuestamente desde lugares diferentes- con el fin de acompañar a la presentación de este nuevo producto. Finalmente, vemos a los dos juntos en el escenario y nos explican que tras 10 años de amistad y varias colaboraciones  –incluso una batalla–  es difícil que no haya buen rollo entre ellos.

Y lo comprobamos al escuchar Anticiclón, tema que –comentan- empieza como algo íntimo para después convertirse en un asunto entre dos personas; es el resultado de que alguien le dice a otro “te debía una canción y ésta es”. La química entre ambos hace saltar chispas. La sala tiembla Ferreiro se retira y Leiva pone broche final con Miedo, uno de los singles más sonados de "Diciembre", su primer disco sin Rubén.  La brevedad del concierto ha sabido a poco y nos quedamos con ganas de disfrutar durante más tiempo de dos de los talentos más notables del escenario musical en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario