Los carteles de Saul Bass

El Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge algunos de los carteles de cine más memorables del diseñador Saul Bass.

Por: Sheila Mateos.

Vértigo (1958), Saul Bass
Antes de acudir al cine a disfrutar de una película, los espectadores necesitan saber qué se van a encontrar y es por esta razón por la que los carteles de cine inundan las calles con cada nuevo estreno en pantalla grande. Algunos desvelan con gran claridad el argumento, y otros parecen ocultarlo para encender dentro de cada uno las ganas de descubrir qué hay detrás de ellos. Sólo unos pocos han quedado en la memoria de todos, y seguramente la mayoría de ellos son autoría del célebre diseñador gráfico Saul Bass (Nueva York, 1920 – Los Ángeles, 1996) como los de Psicosis, Vértigo, Anatomía de un asesinato, Exodus o El hombre del brazo de oro, entre otros.

Bass fue uno de los grandes diseñadores de mediados del siglo XX, pero además es incuestionable su trabajo artístico en la industria cinematográfica -gracias a sus colaboraciones con Alfred Hitchcock, Otto Preminger y Martin Scorsese-, y en el diseño de algunas de las identidades corporativas más importantes de Estados Unidos -AT&T, United Airlines, Minolta, Bell o Warner Communications-.

Desde pequeño fue muy creativo y pasaba muchas horas del día dibujando. Estudió en el estudio de Artes League en Nueva York y después en el Colegio de Brooklyn. En éste último fue su maestro Gyorgy Kepes- diseñador gráfico húngaro que había trabajado con László Moholy-Nagy - quien aproximó a Bass al estilo Bauhaus y al constructivismo ruso. Tras trabajar en varias agencias en Nueva York se trasladó a Los Ángeles en 1946 con la intención de lograr una mayor plenitud en su desarrollo creativo. Abrió su propio estudio en 1950, dedicado principalmente a la publicidad, hasta que Otto Preminger le instó a diseñar el póster para Carmen Jones (1954). Posteriormente trabajó con directores como Billy Wilder (La tentación vive arriba) y Robert Aldrich (La podadora o El gran cuchillo), pero fue tras el siguiente proyecto de Preminger (El hombre del brazo de oro), cuando Bass se instauró como el gran maestro del diseño de títulos de crédito cinematográficos.

West Side Story (1961), Saul Bass
Alfred Hitchcock le reclamó asimismo en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera. Hasta participó en la famosa Psicosis durante la escena de la ducha, de la que se dice que él fue el responsable del Storyboard, aunque Hitchcock nunca lo reconoció. Hasta el final de su vida siguió colaborando con su ídolo Martin Scorsese en Goodfellas (Uno de los nuestros), Cape Fear (El Cabo del Miedo), The Age of Innocence (La Edad de la Inocencia) y Casino en los años 90.

En su estilo se puede apreciar que el punto de partida de cada cartel es siempre un dibujo casi conceptual, a veces naif, que está cargado de información y provoca un fuerte impacto visual. El talento de Bass reside en sintetizar al máximo una idea, un personaje o una historia: es capaz de describir una película entera a base de colores planos, formas geométricas y un enorme cuidado por las tipografías. Su arte es fracturado y casi cubista a veces, es un hijo modélico del modernismo post-II Guerra Mundial, bordeando muchas veces la abstracción sin perder un sentido comercial, moderno y atrevido. Rojo, blanco y negro son sus colores clave.

Su talento se extendió hacia otros campos. Diseñó, por ejemplo, el cartel de los JJOO de Los Ángeles en 1984, y dirigió varios cortometrajes. Por uno de ellos, Why man creates, obtuvo un Oscar en 1969.

*Todos los carteles pertenecen a la colección privada de Gerardo Vera.


Saul Bass. Carteles de cine.

Hasta el 13 de Enero de 2013 
CBA - SALA Picasso
HORARIO: de martes a sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00 domingos y festivos de 11:00 a 14:00. Lunes cerrado

No hay comentarios:

Publicar un comentario