El espíritu Michael Jackson hace vibrar el Teatro Nuevo Apolo

Teatro Nuevo Apolo.//Foto: María Matos Elices


Por: María Matos Elices
El pasado día 3 comenzó en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid la nueva gira del espectáculo Forever King of Pop. Un musical en homenaje a Michael Jackson, un hombre que revolucionó la música pop y sus coreografías así como la concepción de los videoclips.
Forever King of Pop es una producción española que ya visitó Madrid en 2010, pocos meses después de que falleciera el Rey del Pop. Tras recorrer la geografía nacional, ha dado el salto a Europa y Sudamérica. De hecho, el pasado mes de agosto realizó cinco funciones en el Teatro Bellas Artes de la ciudad de San Juan, Puerto Rico, resultando todas ellas un verdadero éxito. Ahora regresa durante un mes a la ciudad donde todo comenzó y por el momento prácticamente todas las sesiones cuelgan el sold out.
Un homenaje con sonrisas y lágrimas

Dos horas y media de musical. Letras que emocionan y hacen emerger los recuerdos de la juventud de los espectadores. Coreografías sorprendentes, conmovedoras, cautivadoras. Puro espectáculo: luces, fuego y magia. Los 180 minutos parecen convertirse en media hora y la función acaba a pesar de que el espectador tiene ganas de mucho más.
Thriller, Beat it o Billie Jean aparecen en el primer acto con un ritmo que tienta a los presentes a levantarse de sus asientos. Los zombies circulan a sus anchas por el patio de butacas sorprendiendo a los asistentes, que ríen de manera nerviosa. El tema que da nombre al disco más vendido de todos los tiempos, incluso después de 30 años de su lanzamiento, pone fin a esta primera parte con un toque de magia. Mientras los zombies bailan y mantienen atentos a los espectadores, Fran Jackson (doble oficial del artista) desaparece del escenario y reaparece tras un estallido de luz en uno de los palcos. El público estalló en aplausos deseando que los 15 minutos de descanso pasaran rápidamente para poder disfrutar las sorpresas que les esperaban. 

El segundo acto es más maláncolico y sentimental. Suenan las melodiosas Man in the mirror o Earth Song. Esta última hace vibrar a los presentes con una emotiva coreografía que pone los vellos de punta e invita a pensar acerca de lo que los humanos estamos haciendo con el planeta en el que vivimos. Al igual que el vídeo que compuso en su día Michael Jackson, esta danza no deja indiferente a nadie.  

Los presentadores recuerdan el espíritu altruista de Michael Jackson, su mejor faceta, que quedó tapada en muchas ocasiones por sus extraños y controvertidos comportamientos. Como ellos bien dicen, nunca podremos saber quién era Michael Jackson, quién fue ese hombre que se cubría con un sombrero y un guante blanco y movía las caderas y los píes con una agilidad alcanzable para pocos. 

Uno de los momentos más emotivos del segundo acto es la interpretación del Coro Escolar de Hortaleza. 40 niños entonan con sus angelicales voces Heal the world o Man in the mirror. Un recuerdo más a ese cariño que el Rey del Pop tenía a los más pequeños, por el que fue criticado y juzgado en varias ocasiones, aunque a día de hoy no sabemos qué fue real y qué no. 

Cuando la función finaliza, el público no puede evitar pedir un tema más, que al final se convierten en tres. El espectáculo ha sido un verdadero éxito y los múltiples bailarines, músicos y cantantes dejan ver la emoción que este gran recibimiento les ha provocado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario