Reseña literaria: Tiempo de Arena de Inma Chacón

Tiempo de Arena es la novela con la que Inma Chacón resultó finalista del Premio Planeta 2011. Con la narración de dos historias en diferentes épocas, el relato engancha desde el inicio.

 
 Por: Sheila Mateos.


Portada de Tiempo de Arena
Tiempo de Arena es la novela con la que la escritora Inma Chacón  resultó finalista del Premio Planeta 2011, y con la que nos vuelve a traer la historia de las tres hermanas Camp de la Cruz, Mariana, Munda y Alejandra, que ya nos conquistaron en Las Filipinianas (2007) y de su sobrina, María Francisca. El comienzo de la novela nos engancha para no soltarnos hasta la última página en dos tramas desarrolladas a lo largo de dos épocas diferentes, cargadas de la misma intensidad, y mezclándose una con otra desde el primer momento, lo que la aleja de una temporalidad plana y seguida, que resulta de lo más atractiva. La primera se desarrolla en el año 1922 después de la muerte de María Francisca, con los esfuerzos de sus tías por encontrar a unos hijos que ella jura que tiene. La segunda comienza en el año 1896 con el regreso a Toledo de la familia Camp de la Cruz procedentes de Manila, donde acaba el primer libro,  y ofrecerá las claves para comprender los secretos alrededor de la sobrina fallecida. Continuarán aquí los choques entre  Mariana y Munda que siempre mantuvieron una obvia rivalidad y que ahora se verá acrecentada, mientras Alejandra seguirá siendo la intermediaria entre estas dos personalidades tan fuertes y diferentes manteniendo una actitud moderada.

Porque si algo tienen las protagonistas de estos libros es un fuerte y marcado carácter luchador, con un perfil psicológico perfectamente plasmado en cada palabra de la autora, impropio de las mujeres españolas del siglo XIX pensarán algunos. Ni mucho menos. Aunque tradicionalmente las mujeres en esta época han sido relegadas a un segundo plano, y ninguneadas en la mayoría de las ocasiones, existieron unas cuantas mujeres que sobresalieron y a las cuales les debemos muchas de las cosas de las que gozamos hoy. Y no solamente en el ámbito político sino en el de las letras, las humanidades, la pintura... Mujeres con capacidad creadora y creativa, que no sólo lucharon por hacerse un hueco en sus lugares de estudio, sino que consiguieron que se reconociera su labor y su trabajo. Pero no fue una lucha fácil, puesto que los derechos y libertades de la mujer eran prácticamente inexistentes y su situación era de subordinación en la sociedad, como la eterna menor de edad, incluso dentro de las logias masónicas que de nuevo aparecen en el mundo de las tres hermanas. Además, esta lucha coincide con un momento en que la decadencia del país alcanza uno de sus puntos álgidos con unos gobernantes incapaces de afrontar los problemas políticos y los cambios sociales, unido a la hipocresía religiosa y social.

Es una historia intensa, emotiva, reivindicativa, con personajes complejos y ricos en sus perfiles, además de una intriga que mantiene el suspense hasta el final, porque sabes que llega, quieres que llegue, pero en el fondo esperas que la historia continúe en una tercera parte. Y te alegras cuando ves que podría continuar la historia, con una tercera generación, con una nueva luchadora, con una nueva historia llena de fuerza. El estilo es tan impecable como acostumbra, con un lenguaje puro, es narrativo y poético, es prosa y verso a partes iguales. Los recursos lingüísticos aparecen invadiendo cada hoja, de manera agradablemente sorpresiva, añadiéndole a la historia mayor carga simbólica  y lírica. 



Inmaculada Chacón (1954 - Zafra, Badajoz) Se licenció y doctoró en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, y ha sido profesora en la Universidad Europea, en la que ha sido decana de la Facultad de Comunicación y Humanidades, y fundadora y directora de la revista Binaria: Revista de Comunicación, Cultura y Tecnología, dentro de la misma. Es profesora de la Universidad Rey Juan Carlos I en Madrid, y colabora en periódicos y revistas, además de participar en tertulias radiofónicas. En 2011 quedó finalista del Premio Planeta gracias a su novela, Tiempo de arena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario