Fotografías de Imogen Cunningham

Self-Portrait (Autorretrato), 1906

Por: Sheila Mateos

Imogen Cunningham (1883-1976) quiso desde temprana edad ser fotógrafa y además, trabajar fuera de casa, algo que extraña para una mujer de su generación. Fue reconocida por su gran variedad temática, pero sobre todo por su capacidad para encontrar la belleza en las cosas comunes. Fotografió la vida que la envolvía, su familia, la naturaleza, su jardín, bodegones, la vida en las calles y desnudos, hasta su muerte, a los 93 años de edad.

The unmade bed (La cama deshecha), 1957
Nació en una granja de Oregón y comenzó con el positivado de sus fotografías en una leñera reconvertida por su padre en cuarto oscuro. Tras licenciarse en ciencias químicas, recibió una beca para estudiar en Dresde, lo que impulsó el desarrollo de un estilo propio que, tras sus inicios en el pictorialismo, se acercaría a los principios de la "nueva objetividad" con su presencia en 1932, junto Ansel Adams o Edward Weston, en el núcleo fundacional del grupo f/64

Recorriendo el conjunto de su obra, se pueden conocer los diversos temas que captaron su atención, como inesperadas abstracciones de la luz, sombras y formas de la figura humana, instantes robados de la vida en la ciudad, revelaciones de la plasticidad de flores y plantas... Todo ello dominado por una visión cuyo foco es la belleza. La naturaleza es uno de sus temas principales, con grandes contrastes que van desde el detallismo de unas plantas de su jardín hasta la naturaleza más salvaje en estado puro con grandes paisajes. La luz que envuelve estos momentos pasa de nítida y detallista a desenfocada y con un ambiente suavizado en los momentos de amanecer y atardecer. Es también la atmosfera que rodea sus bodegones, tan íntimos y cotidianos que nos invitan a compartir su espacio personal.

Pero lo natural no sólo aparece en forma de paisaje, si no que la apreciamos a través de los cuerpos que fotografía, empezando por su autorretrato desnuda y fundida con el césped en el que se tumba, hasta las últimas imágenes de la exposición. Los desnudos en ocasiones tienen poses imposibles y bellas formas y texturas que consigue con unos haces de luz que parece impactar contra los cuerpos. Pero no solamente la luz es importante, sino que también consigue crear figuras a través de las sombras, las cuales usa al mismo tiempo para autorretratarse o embellecer aún más las imágenes. Los grandes contrastes son también habituales, especialmente para sacar a los elementos de su entorno y presentarlos con un fondo negro. Pero sobre todo, destaca la capacidad de la artista para crear formas abstractas jugando con las composiciones de formas puras, llegando incluso a parecer dibujos.
Gertrude Stein, San Franciso 2 (1935)

Los cuerpos, casi etéreos, de las bailarinas que fotografió se funden con las calles, pero sobre todo, atraviesan con sus movimientos la imagen y parecen moverse delante de nosotros. Destacan en este aspecto las fotografías que le hizo a Martha Graham y que le valieron el puesto de fotógrafa en Vanity Fair, imágenes con las que se dio a conocer mundialmente.

Sus retratos son un ejemplo de cómo se desarrolla un estilo ambiental relajado. Capta a personas únicas, pero al mismo tiempo diferentes en cada momento y situación. Siendo ya una retratista consumada, fotografió a artistas plásticos, bailarines, escritores y músicos para Vanityr Fair, entre los que se encuentran destacadas figuras del pensamiento y la creación del siglo XX, como Gertrude Stein, los fotógrafos Alfred Stieglitz, August Sander y Dorothea Lange, la bailarina y coreógrafa Martha Graham, el actor Cary Grant o los artistas Man Ray y Frida Kahlo. Sin embargo, en todo el recorrido ella sólo aparece en sombras o reflejos que no permiten ver su cara, tapada estratégicamente con su cámara en la mayoría de las ocasiones.

La exposición termina con su lado más íntimo: fotografías sacadas de sus álbumes familiares nunca expuestas anteriormente.

Una muestra que reúne un total de dos centenares de fotografías. La muestra más completa realizada hasta la fecha sobre esta artista visionaria que participó en la formación del movimiento moderno en fotografía.


Imogen Cunningham
Del 18 de septiembre de 2012 al 20 de enero de 2013
Sala Azca de la Fundación Mapfre
Avenida General Perón, 40, 28020, Madrid. Metro: Santiago Bernabéu 
También está disponible mediante visita virtual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario