Rock en Madrid con Blink 182

El festival Under Eighteen reunió en el Palacio de los Deportes a tres grupos que demostraron su gran talento durante la noche del viernes.  La banda de punk rock californiano, compuesto por Tom DeLonge, Mark Hoppus y Travis Barker, rejuveneció al público con un concierto basado en la recopilación de sus grandes éxitos y algunos temas de su último disco.

Por: Sandra Martín

El concierto comenzaba media hora más tarde de lo previsto. El público, mayormente jóvenes  nacidos en los 80 y comienzos de los 90,estaba impaciente. Los más jóvenes (el concierto estaba destinado a menores de 18) se movían difícilmente por las primeras filas.

Blink 182
Apelotonados como en cualquier concierto que se precie, los ya crecidos fans de Blink 182 intentaban prestar atención al grupo madrileño Everlyn, que  demostró su trabajo animando a los asistentes con algunas de sus canciones más conocidas como Dreams Are For Those Who Sleep o Time to Change. El grupo compuesto por una voz femenina y fuertes instrumentos dejó buen sabor de boca con su breve pero intenso concierto dando paso al grupo The All-American Rejects. El ambiente se iba animando.

Dirty Litlle Secret comenzó a sonar para la emoción de prácticamente todo el recinto. El vocalista, Tyson Ritter, apareció vestido de  torero y dispuesto a dar un espectáculo. Objetivo que consiguió con sus bromas y frases en un acentuado español, además de la ilusión que ponían al tocar y moverse por el escenario. Tras una mezcla de canciones antiguas y nuevas, tocaron Gives You Hellla más reciente y famosa del grupo que hizo cantar a todo el pabellón.

Tras unos 40 minutos de concierto, la expectación estaba en el aire. Jóvenes veinteañeros deseaban volver a su adolescencia saltando con el mítico grupo californiano. Blink 182 había vuelto a Madrid 15 años después de su último concierto en la capital. Con los nervios a flor de piel los fans comenzaron a dejarse la voz coreando Feeling this mientras los más valientes se chocaban y entremezclaban. En contraposición al espíritu adolescente que se vivía entre el público se encontraban los tres miembros del grupo. Los componentes de Blink 182 han madurado, no son los jóvenes rebeldes que eran en los noventa. Sin embargo, más maduros o no, no dejaron de tocar tan bien como siempre. No se dejaron I fuck a dog, aunque menos entusiasta que en sus primeros conciertos.

Tampoco faltaron bromas e intentos de hablar en español por parte de Mark y Tom, bajo el increíble talento de Travis en la batería. Las canciones del último disco comenzaron rápido, aunque no todo el mundo las conocía, Up all night y Ghost on dance floor. Con un fuerte inicio y enormes pantallas y luces, el concierto continuó con las míticas y esperadas canciones de la banda. Faltaron algunas pero The Rock Show, First Date, What´s my age again, All the small things, Josie, fueron coreadas como si fueran los noventa de nuevo. Además de la lenta y romántica que no podía faltar,  I miss you.  

Para finalizar Travis Baker demostró su talento en la batería con un solo que deslumbró al público con su canción Give The Drummer Some.  Poco después la banda aparecía para tocar Dammit, Carrousel y una brevísima Family Reunion. Tom volvió para despedirse con unos acordes de su guitarra rosa y desapareció. Se había acabado. ¿Volveremos a tener su rock californiano en nuestro país?

No ha sido uno de sus mejores conciertos. El grupo ha madurado y crecido pero teniendo en cuenta su separación en 2005 y problemas internos en la banda, no ha sido un mal concierto ya que hemos podido disfrutar del mítico Blink 182 en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario