Jero Romero y Russian Red: la pareja perfecta en concierto

El viernes cinco, dentro del programa los Veranos de la Villa, Jero Romero y Russian Red tocaron en el Teatro Circo Price rodeados de sus fans de todas las edades.

Por: María Matos Elices

Russian Red y Jero Romero // Foto: Natalia Márquez
Sin hacerse esperar, a las nueve en punto de la noche, Jero Romero y sus músicos salieron al escenario del Teatro Circo Price. Un recinto no preparado para conciertos, pero que proporcionaba un ambiente íntimo y festivo a los artistas. El público que iba llenando el lugar poco a poco recibió al cantante entre aplausos y piropos.

Tras una breve introducción escuchada en un silencio sepulcral por los asistentes, todos se vinieron arriba con el cambio de ritmo generado por Señor gigante. Durante los sesenta minutos que duró la actuación, Jero no cesó de agradecer al público que se encontrase allí, que hubiera asistido a primera hora a oir su primer disco.

Jero Romero // Foto: Natalia Márquez
Haciendo eses y Las leves, una vez escuchados tres temas de la banda, ya es fácil construirse una idea de su estilo musical. Canciones que transmiten felicidad, “buen rollo”, un ambiente de “paz y amor hippie” que hace que te muevas al ritmo de sus suaves y planas melodías. Puede que no destaque por ser un músico multidisciplinar, capaz de adecuarse a todo tipo de sinfonías, pero sirve para disfrutar, sonreír y pasar un buen rato.

Narciso es “una canción nueva que habla del narciso que todos llevamos dentro, que nos hace querernos demasiado”, comentó el vocalista, “está dedicada a él, al gilipollas que todos llevamos dentro”. Este tema, a diferencia de los que sonaron el resto de la noche, destaca por los punteos de su guitarrista, que le dan un toque “rockandrollero”. Tras Reloj de Sol, Jero anunció la salida a escena de la cantante de Russian Red, Lourdes Hernández, para interpretar juntos Ya te lo decía yo, también del álbum "Cabeza de León", publicado en 2011 gracias a las aportaciones económicas de sus fans mediante el método crowdfunding en la web verkami.

Correcto y Cabeza de León fueron los siguientes en escucharse. El público ya estaba totalmente entregado a la música y el recinto prácticamente lleno. Personas de todas las edades escuchaban atentas las letras del toledano. En su mayoría rondando la treintena, muchas parejas enamoradas se abrazaban al escuchar las románticas frases de Nadie te ha tocado, tras Pensaba y Devolverte, tema que trata la desazón que siente un corazón roto.

“Vamos a empezar a terminar”. Fue escuchar estas palabras y los espectadores se emocionaron aún más, querían disfrutar al máximo de los últimos compases de su ídolo. Tras la habitual presentación de los componentes de la banda, No hay y Deshinibida. Para concluir, El as, al ritmo del contrabajo de Alfonso Ferrer, y Túmbate, con frases tan significativas como “cómo puede ser que lo mejor dé miedo”. “No puedo más si tú te vas”, recita la canción, y desde luego Jero Romero no sería nadie sin todos esos madrileños que acudieron al Teatro Circo Price y le ovacionaron a su despedida del escenario.

Russian Red // Foto: Natalia Márquez 
Un descanso de media hora después, en el que los presentes acudieron al bar a reponer fuerzas y los rezagados fueron llenando los asientos que aún quedaban vacíos, salió al escenario Lourdes Hernández junto a dos jóvenes curiosos que tocaron los más variopintos instrumentos. Llegó el momento de Russian Red.

Comenzaron los acordes de Nobody is cruel y sonó la peculiar voz de la cantante. Es difícil no dejarse emocionar, te guste o no su música, te impresiona, te dejas llevar por ella, por esas letras, que a pesar de estar en inglés, sabes que están cargadas de emociones.

I hate you but I love you, esa frase que tanto hemos dicho de los amores no correspondidos, seguida de Everyday, everynight, que relata la historia de una joven que sólo quería estar junto a su pareja,a pesar de lo imposible que esto era, tema en el que entra a escena un nuevo guitarra.

Tras The sun the trees, llega el momento que “todos estabais pidiendo a gritos”, hace la presentación de los músicos, que despiertan mucho interés por las mujeres de la sala, sobre todo el batería. Suena Tarantino y el trío vuelve a quedarse sólo sobre el escenario. 

Nick Drake y Conquer the world para llegar a la seguro conocida por todos los presentes: Cigarettes. Uno de los temas más famososo de la cantante, publicado en su álbum, "I love your glasses", de 2008.

“Tenía muchas ganas de este concierto, muchas ganas de Madrid”, de lo que para Lourdes es sentirse “en familia”. Sonó entonces una versión particular de Girls just wanna have fun. El tema popero de los ochenta que dio a conocer a Cyndi Lauper se convierte con Russian Red en una lenta balada que no se corresponde en absoluto con el contenido de su letra y en todo caso, acaba con su significado reivindicativo.

Russian Red y Jero Romero // Foto: Natalia Márquez
Tiene lugar entonces el segundo momento preferido de la noche de la vocalista. Tras la colaboración del guitarra, salen Jero Romero y Charlie Bautista a interpretar con el trío el tema que da nombre al último álbum del grupo, "Fuerteventura". Jero abandona el escenario, pero Charlie permanece en las dos siguientes canciones: They don’t believe y January 14th. Para terminar el concierto, se escucha Mi canción 7, un tema diferente a lo que ha sonado esa noche. Una percusión tenebrosa convierte el idílico entorno existente hasta entonces en un lugar misterioso y peligroso.

Los tres se despiden con los intensos aplausos de su fans, pero tras sus eufóricos “otra” no pueden resistirse a volver a salir a tocar. Loving stranger y A hat. Esta vez sí acaba la actuación. Eran las once y media de la noche y muchos se hubieran quedado allí a seguir disfrutando, pero tendrán que esperar a la próxima ocasión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario