Omnipresente Warhol

La fama fue su obsesión hasta el final y, gracias a PHotoEspaña, Warhol y su Factory gozan de ella en varias exposiciones de Madrid.

Por: Sheila Mateos.
Andy disparándome, y tú también.1986, New York.  Christopher Makos
En el mundo de Andy Warhol (1928-1987) se unían su fascinación por el consumismo, el poder y la fama del siglo XX con la emergente cultura popular en la que se mezclaban poder, celebridad, sexo y muerte. En todo su trabajo la fotografía tuvo un papel decisivo para la creación de la cultura bohemia que rodeaba a la Factory desde sus inicios, y gracias a ello hoy tenemos una extensa documentación que nos muestra cómo era la vida allí dentro para los desafortunados que no pudimos visitarla.

En el Teatro Fernán Gómez podemos ver la obra de autores ligados al estudio de una manera u otra (visitantes, trabajadores, profesionales,…) como Cecil Beaton, Rochar Avedon, Stephen Shore o Billy Name logrando así abarcar todo tipo de géneros y técnicas. Pero sin duda, entre las más de cien fotografías expuestas sobresalen las realizadas por el propio Warhol, cedidas por la Andy Warhol Foundation.

Warhol con «Nubes de Plata» en la Factory, 1965-1967
Al visitar las instalaciones uno tiene la sensación de estar viendo un álbum familiar gracias a la atmósfera tan natural que surgen de las fotografías. Son reuniones de amigos, fiestas interminables, gente apalancada, momentos escogidos al azar, escenas que se repetían sin cesar dentro de la Factory. Todo ello rematado con escenas de sus grabaciones fílmicas, revistas y una selección de libros a través de los cuales Warhol quiso mostrar, en los últimos años de su vida, su lugar de trabajo. Las puertas de la plateada Factory estaban siempre abiertas, uno podía entrar a observar o dejarse observar por el propio Warhol como muestran las grabaciones a Lou Reed, Bob Dylan, Marcel Duchamp o Susan Sontag.

Andy Warhol, Self-Portrait in drag, 1986
También podemos verlos en las más de 20 Polaroids que ha reunido la Galería Cayón entre retratos y autorretratos realizados por Warhol en la década de los setenta con su Polaroid SX-70 Big Shot. Gracias a ella logró fotografías espontaneas, inmediatas y únicas, que le llevó a crear el concepto de obra como impresión única realizada por un medio mecánico. En algunas de estas obras Warhol echó mano del travestismo para indagar sobre la identidad y la sexualidad, y asimismo para desafiar los cánones del buen gusto artístico reinante.

No cabe duda de que Warhol ha logrado sus 15 minutos de fama en PHotoESpaña 2012.


Teatro Fernán Gómez. Plaza de Colón, 4. Comisaria: Catherine Zuromskis. Organizan: Fund. Banco de Santander y PHE. Colabora: Comunidad de Madrid. Del 5 de junio al 22 de julio.

Galería Cayón. Madrid. C/ Orfila, 10. Desde el 6 de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario